Nueva normativa para los servicios de auxilio en carretera y las medidas que afectan a los conductores.

  • El pasado 1 de julio entró en vigor el nuevo Reglamento de Auxilio en Carretera. Su objetivo: mejorar la seguridad tanto de trabajadores como del resto de usuarios de la vía durante los trabajos de auxilio en la carretera a los conductores. ¿Quieres saber en qué consisten los cambios? Te lo contamos.

  • Este nuevo Reglamento, que ha entrado en vigor a través del Real Decreto 159/2021 del 16 de marzo, tiene como finalidad garantizar la seguridad tanto de los trabajadores de grúas como de los ocupantes de los vehículos a rescatar. Se cumple así una vieja reivindicación del sector.

    El Reglamento regula al detalle la forma correcta de actuar tanto de los conductores que necesitan auxilio en carretera como los profesionales de rescate - grúas, bomberos, ambulancias- cuando acuden ante una situación de avería o siniestro de un vehículo que obstaculiza la vía, dado que mientras se procede a prestar auxilio y retirar los vehículos involucrados, se genera una situación de riesgo. El Reglamento incorpora normas acerca de reducir la velocidad, dejar una distancia mínima cuando se adelanta a un vehículo parado, o incluso llegar a pararse cuando hay en la carretera un vehículo de auxilio trabajando.

    Por otra parte, se profesionaliza el trabajo, ya que con el nuevo Reglamento será obligatorio para los técnicos de auxilio en carretera, estar en posesión de una formación que acredite que cuentan con los conocimientos necesarios para realizar su labor. Hasta ahora, los trabajadores no necesitaban cursar ninguna formación obligatoria.

    Para mejorar la comunicación y la seguridad, el Real Decreto también obliga a comunicar la inmovilización del vehículo, ya sea al operador de auxilio o a un tercero que lo reenvíe a la autoridad competente en materia de regulación y ordenación del tráfico. Dicha autoridad lo publicará en el punto de acceso nacional en materia de tráfico y movilidad (establecido de acuerdo a la Directiva 2010/40/EU).

    Además de los principales cambios que hemos comentado anteriormente, hay otros cambios que veremos reflejados cuando circulemos por las carreteras. Te hacemos un resumen a continuación:

    • Se crea una nueva luz de emergencia (V-16) para indicar que hay un vehículo inmovilizado en la carretera. Dicha luz, resulta visible desde más distancia que los actuales triángulos de emergencia. Desde el pasado 1 de julio puede usarse voluntariamente, y pasará a ser obligatoria el 1 de enero de 2026, reemplazando a los triángulos.
    • Todos los vehículos de emergencia deberán llevar las señales V-2, V-23 y V-24:
      • La señal V-2 es de tipo luminoso, acompañada de placas reflectantes con franjas rojas y blancas.
      • La señal V-23 marca el contorno del vehículo con material reflectante.
      • La señal V-24 ahora contendrá más información y podrá añadirse una señal acústica.
    • Se crea una nueva señal: V-27, que avisará de un peligro desde el sistema informático de un vehículo, siempre que se haya comunicado el peligro a la plataforma de la DGT, y que el vehículo esté conectado telemáticamente con el punto de acceso nacional en materia de tráfico y movilidad.
    • Se crea el REAV (Registro Estatal de Auxilio en Vías Públicas), para proteger frente al intrusismo a los operadores de auxilio en carretera.
    • Se establece un nuevo protocolo de actuación en rescate. En el futuro, habrá que comunicar la ubicación del vehículo detenido de forma telemática a la plataforma DGT 3.0. El protocolo se iniciará desde que se reciba la llamada de auxilio o se active el sistema de geolocalización. La idea principal es que en los próximos años, dentro de un proyecto de conectividad más amplio, todos los involucrados en una situación de auxilio puedan saber en tiempo real la presencia de un vehículo inmovilizado en la carretera.
    • Para 2026, desde la DGT esperan que gracias a la plataforma DGT 3.0, los conductores tengan información del tráfico en tiempo real, contando con la geoposición tanto del vehículo con problemas, como de los servicios de auxilio que se dirijan al lugar.

    En conclusión, es posible que, en un futuro muy próximo, seamos testigos de cómo el conductor de un vehículo averiado coloca la señal V-16 en el techo sin tener que bajarse del coche. Cuando llegue la grúa, lo sabremos al escuchar la señal acústica y ver las luces amarillas - recordad que tanto ambulancias como bomberos y policía las utilizan de color azul -. Además, si nuestro vehículo tiene señal V-27, una luz en el interior nos alertará de la presencia cercana de un vehículo detenido. Todo ello con el objetivo de incrementar la seguridad de todos los usuarios de la vía, reduciendo así el número de muertos y heridos en nuestras carreteras.

¿Dudas o preguntas?

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra página web. Al utilizar nuestra página web acepta el uso de cookies; puede obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra web en la sección de Política de cookies.

Continuar